Posted By Base
Cómo probar que tienes cualidades de liderazgo

Elige ejemplos positivos de los cuales estudiar. Así como los buenos líderes guían con el ejemplo, podrás aprender de los líderes que tengas cerca. Trata de entender sus actos y actitudes que hagan que las personas estén dispuestas a seguirlos. Esto te enseñará lecciones importantes que podrías haber tenido que aprender de la manera difícil.[1]

  • Elige un líder en tu vida cotidiana o uno famoso del cual hayas oído. Por ejemplo, podrías elegir a un empresario exitoso como Steve Jobs o Bill Gates. Revisa las historias de su vida para saber qué han hecho en situaciones similares. Piensa en los líderes famosos sobre los cuales leas en la universidad. ¿Con quién te identificas más?
  • Ten en cuenta que el liderazgo y la popularidad no son lo mismo: los líderes inspiran y los gerentes dirigen. Observa al líder y trata de entender qué hace que las personas lo sigan.
Aprende de un mentor. Tendrás que desarrollarte como líder, incluso si has nacido con una personalidad fuerte o con un don de liderazgo.[2] Una manera de hacerlo es elegir un modelo a seguir de tu vida cotidiana. Pregúntale a alguien si estaría dispuesto a ser tu mentor. De este modo, podrás pedirle consejos.

  • Podrías pedirle consejos a un mentor sobre la manera de aprender, desarrollarte en tu cargo, etc.
  • Puede ser beneficioso que tengas varios mentores. Los líderes no coinciden con un estereotipo específico, así que será beneficioso que tengas más experiencias, observaciones e interacciones.
  • Haz lo que tu mentor hace y acude a él para que te dé consejos cuando afrontes situaciones que no sepas cómo manejar.
  • Si eres un supervisor en una corporación, podrías elegir como mentor a un gerente a un nivel de jerarquía superior al tuyo.
Sé responsable. Los líderes asumen las responsabilidades sin que se lo pidan. Debes estar dispuesto a correr riesgos justificables antes de pedir a otros que lo hagan. Un líder debe estar listo para asumir la culpa por los errores y dar el crédito de las victorias a los demás.

Mantén la calma. La característica de un buen líder es saber cómo recibir las críticas sin enojarse por ellas. Si un supervisor te hace observaciones, responde de forma positiva agradeciendo e implementando sus sugerencias. Esto demostrará humildad y disposición para aprender.

  • Mantén una actitud positiva cuando recibas estas observaciones. Tu confianza se verá reflejada en tu equipo.
  • Evita la furia, las reacciones exageradas y la indecisión. Esto creará una falta de confianza en el líder, la cual hará que los seguidores cuestionen sus decisiones.
  • Por ejemplo, si alguien te dice que podrías ser menos agresivo con tus atletas al entrenar a un equipo deportivo, no te alteres. Sonríe y agradece la crítica.
Haz tu parte. Como líder, por lo general dirigirás a otros en sus tareas, pero también será importante que hagas tu parte. Si no estás dispuesto a hacer el trabajo repetitivo que asignes, tus subordinados tampoco estarán dispuestos a hacerlo. La cantidad de trabajo que estés dispuesto a hacer es importante para guiar con el ejemplo y demostrar que tienes cualidades de líder.[3]

  • Tu lista de tareas de equipo podría tener una actividad como “limpiar los baños”. Inclúyete en la rotación de personas asignadas a limpiarlos.
  • Si estás entrenando a un equipo deportivo, demuestra la jugada que describes.
Demuestra con acciones. Demuestra confianza y no dudes en ser tú mismo. Lidera desde el frente, no desde atrás. Las figuras de autoridad suelen notar a los líderes que están seguros. Dicho de otro modo, no cambies tu personalidad para encajar con un rol de líder; haz que este rol encaje con tu personalidad.[4]

  • Busca desafíos que asumir. Gestionar proyectos pequeños demuestra que tienes cualidades de líder, en especial si tienes éxito.[5]
  • Realiza algunas acciones para tener más confianza. Por ejemplo, háblate frente al espejo antes de ir al trabajo cada mañana.
Debes estar dispuesto a admitir tus errores. Para demostrar tus cualidades de líder, debes demostrar que también eres sincero. Los líderes deben mostrar e inspirar humildad, transparencia y honradez a través de sus acciones. Guía con el ejemplo admitiendo con libertad tus errores y desventajas.[6]

  • Por ejemplo, si envías un correo electrónico a la persona incorrecta, envía otro de inmediato para corregir el error. No finjas que esto nunca ha pasado.
  • Reconoce tus fracasos, resta importancia a tus éxitos y deja que los demás tomen el crédito. Ser humilde es una parte importante de demostrar que tienes cualidades de líder. Esto demuestra que lo que más te importa es ayudar a los demás a tener éxito. Un líder ayuda a los demás a crecer.
  • Asimismo, trata de celebrar en privado. Si has tenido un éxito importante como líder, no alardees ni presumas. Los líderes no lo hacen.[7]
    • Por ejemplo, si estabas entrenando al equipo de la liga de béisbol de tu hijo y han ganado el juego, no saltes como loco y grites por la victoria. Guarda esa reacción para un lugar más privado.
Adáptate. Otro elemento importante para demostrar que posees cualidades de líder es ser capaz de adaptarte a las circunstancias. Debes ser capaz de pensar de manera poco convencional, incluso poder elegir entre dos malas opciones. Adaptarte te permite ver más allá de la decisión fácil.

  • Tendrás que tomar diferentes tipos de decisiones según las circunstancias. Las decisiones rápidas y las objetivas y deliberadas se requerirán en ocasiones diferentes.
  • Podrías tener que decidir sobre una revisión de último minuto en torno a un proyecto para cumplir con una fecha límite vital. Esto requerirá una priorización rápida y habilidades para la toma de decisiones.
  • No obstante, elegir un nuevo rumbo para una línea de producto podría requerir un estilo de pensamiento más deliberado y planificado.
Ten un objetivo. Los líderes inspiran a sus seguidores a alcanzar metas u objetivos específicos. Antes de guiar a otros, tienes que saber qué rumbo vas a tomar. Crea objetivos claros para tu persona y asegúrate de poder describirlos a tus subordinados de forma fácil y apasionada. Tus metas deberán ser medibles, específicas y con límite de tiempo, así tu equipo y tú podrán registrar el progreso.

Comunícate con tu equipo. Presta atención a las personas que lideres cuando des instrucciones. Por ejemplo, si su mirada luce perdida, dedica un tiempo a verificar que entiendan por completo. Ser un comunicador eficaz es una parte importante de demostrar que tienes lo que se requiere para ser líder.

  • Si estás capacitando a personas de menor rango que el tuyo, adopta una política de “puerta abierta” o deja que acudan a ti siempre que necesiten ayuda.
  • Al liderar un comité para promulgar el cambio social, menciónale a tu equipo tus ideas e invítalos a contribuir.
Fortalece tus vínculos con los demás. Puedes desarrollar relaciones con tu equipo escuchando con atención y haciendo preguntas inteligentes. Escucha más de lo que hablas. Debes estar dispuesto a hacerles preguntas a tus subordinados para ayudarlos a mantenerse motivados, y haz preguntas de tus supervisores.

  • Por ejemplo, haz preguntas y cede la palabra a los demás mientras hablas, en lugar de dar un monólogo. Pide a las personas que respondan las preguntas cuando nadie se ofrezca como voluntario.
  • Puede ser tentador ponerte frente a tu equipo y demostrarles que sabes lo que ocurre hablando mucho. Sin embargo, los buenos líderes fomentan la conversación entre los miembros de su equipo. Escucha cuando las personas presenten ideas.[8]
    • Repite una instrucción con tus propias palabras cuando alguien haya terminado de hablar.
    • Asiente con la cabeza cuando los demás hablen y entabla un contacto visual constante.
    • Mantén un lenguaje corporal abierto mirando a la persona cuando hables. Concéntrate en su rostro en lugar de mirar a la habitación.
Sé justo. Para demostrar tus cualidades de líder, muestra que no tienes miedo a solucionar los conflictos.[9] También debes concentrarte en ser objetivo y mostrar a tus seguidores que eres confiable. Para controlar los conflictos con éxito, debes tener el respeto de tus compañeros y las habilidades interpersonales para abordar las necesidades de los involucrados. Observa el lenguaje corporal de las personas en conflicto para identificar lo que necesitan.

  • Puedes encontrar maneras de solucionar los conflictos tan solo interviniendo y determinado qué funciona con diferentes personas.
  • También podría ser de utilidad que leas libros sobre resolución de conflictos cuando trabajes con grupos de personas.
  • Procura guardar la calma cuando alguien se agite y posterga tu reacción negativa hasta que puedas estar solo.
  • Conversa con tus colegas para llegar a un acuerdo. Si tienes que solucionar el conflicto entre dos de tus miembros, ayúdalos a negociar.
  • En todas las situaciones, incluso fuera del conflicto, tendrás que ser equitativo en tu trato con tus compañeros de trabajo.
Delega las tareas. Esta es la manera más eficaz de mostrarle a alguien que es importante y que confías en él. Esto también demuestra tu capacidad de dejar que los demás realicen tareas pequeñas. Esto demuestra que tienes la sensatez necesaria para dejar que otros hagan el trabajo para el cual podrían ser más adecuados.

  • Identifica las fortalezas que cada miembro del equipo posee y asigna las tareas adecuadas para cada persona.
  • Contrata a miembros del equipo que posean fortalezas en las áreas que no domines. Dales tareas apropiadas para dichas fortalezas.
    • Por ejemplo, si tienes una página web, contrata escritores que produzcan artículos de buena calidad, ya que es probable que tus fortalezas se centren más en el diseño web o el servicio al cliente.

Source : Es.WikiHow.com

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *