Posted By Base
Cómo pintar puertas francesas

Extiende una lona de pintor debajo de las puertas. Aunque puedes retirar las puertas para pintarlas, dejarlas en el marco facilitará el trabajo. Protege los pisos colocando una lona de plástico debajo de las puertas. Puedes comprar una lona de pintor en una tienda para el mejoramiento del hogar o en cualquier lugar en el que se vendan artículos de pintura.[1]

  • Puedes utilizar cartón y otro material absorbente como una lona improvisada.
Lija las zonas dañadas con una lija media de grano 120 a 150. Si las puertas tienen marcas o abolladuras, es tiempo de repararlas. Frota la zona para desgastar el material circundante. Continúa haciéndolo hasta que el daño desaparezca y, luego, lija las áreas circundantes para integrarlas y uniformizar el acabado.

  • Si todavía tienes problemas con estas zonas, usa una lija de papel más áspera o una lijadora orbital.
Lija las puertas con una lija de grano fino de 180 a 220. Frota ligeramente la lija contra las puertas para uniformizarlas y dejarlas listas para la nueva pintura. Pásala sobre cada superficie incluyendo las que hayas tratado con una lija más pesada. Las puertas deben lucir lisas y uniformes una vez que hayas terminado.[2]

  • Cuando lijes siempre comienza con la lija más áspera. Luego, usa la más fina para alisar la superficie.
Crea una solución de limpieza suave con detergente lavavajillas y agua. Llena un balde con aproximadamente 4 litros (1 galón) de agua. Mezcla aproximadamente una cucharada de detergente lavavajillas para todo propósito. El detergente lavavajillas regular funciona bien a menos que esté diseñado para las manchas más difíciles de quitar como la grasa.[3]

  • La temperatura del agua no es muy relevante. Para permanecer seguro, mantenla fría o tibia.
Humedece un paño en la solución y limpia la superficie. Moja un paño limpio de microfibra en la solución jabonosa. Consigue un paño húmedo que no gotee. Primero exprime cualquier exceso de agua y, luego, limpia bien las puertas para retirar toda la mugre, el aceite y el aserrín que se haya acumulado con el tiempo.[4]

Seca las puertas con un paño limpio de microfibra. Toma otro paño de microfibra y vuelve a pasarlo sobre las puertas. Deben estar completamente secas. Esa segunda pasada debe terminar de quitar toda la suciedad que podría arruinar el trabajo de pintura. Aplica el imprimante inmediatamente mientras las puertas estén limpias.[5]

Ventila el área y usa un respirador. Siempre toma tus precauciones cuando trabajes con imprimante y pintura. Abre cualquier puerta y ventana cercana para dejar que el aire entre. Considera usar un respirador para no respirar los vapores.

Coloca cinta adhesiva alrededor de las perillas de las puertas, las bisagras y el vidrio. Usa cinta adhesiva protectora para cubrir esas partes. Pégala directamente sobre las perillas, alrededor del área que se una a la puerta. Haz lo mismo sobre las bisagras para protegerlas. También aplícala alrededor del borde externo de cualquier panel de vidrio de las puertas.[6]

  • Cubrir la ventana con lona es tedioso. Si vas a usar pintura al látex y no te importa rasparla posteriormente, puedes dejar la ventana sin cubrir.
Destornilla el juego de cerraduras para colocar cinta protectora alrededor de él. El juego de cerraduras es la pieza de metal sobre la parte lateral del marco cerca de las manijas de la puerta. Necesitarás un destornillador estrella para retirarlo. Aflójalo girando los tornillos en sentido antihorario. Deslízalo y, luego, envuelve la cinta alrededor de él. Empújalo nuevamente dentro de la puerta y atorníllalo en su lugar.

Esparce el imprimante sobre las puertas con trazos cortos y uniformes. Toma un balde de imprimante de una tienda para el mejoramiento del hogar. Moja una brocha y esparce el producto sobre las puertas. Muévela lentamente para pintar una capa uniforme.[7]

  • Lee la etiqueta para asegurarte de que el imprimante sea compatible con la pintura que vayas a utilizar. No puedes usar un imprimante al látex debajo de una pintura a base de aceite.
Deja que el imprimante se seque completamente antes de pintar. Verifica las instrucciones del fabricante sobre el tiempo de secado recomendado en la etiqueta. El imprimante tarda aproximadamente 3 horas en secarse por completo. Puedes dejarlo más tiempo para asegurarte de que se seque, pero debes pintar tan pronto como sea posible para limitar la cantidad de polvo que se asiente sobre las puertas.[8]

  • Si el polvo se asienta sobre las puertas, retíralo con una tela seca antes de pintar.
Usa una brocha angular para pintar zonas difíciles. Moja la brocha con la pintura y, luego, utilízala para alcanzar las zonas que un rodillo para pintar no pueda cubrir. Es perfecta para pintar las esquinas de la puerta y los bordes alrededor de las ventanas. Primero trata estas zonas difíciles, ya que la pintura se acumula en ese punto.[9]

  • Puedes encontrar brochas angulares en una tienda para el mejoramiento del hogar.
Cubre el rodillo con pintura. Los rodillos pequeños tienen el tamaño perfecto para las puertas francesas. Vierte un poco de pintura en una bandeja y pasa el rodillo a través de ella. Cuando esté cubierto uniformemente, estará listo para pintar. Comienza inmediatamente para que la pintura de la puerta no tenga tiempo para secarse.[10]

  • Puedes usar una brocha en ese punto. Te tardarás más si usas una brocha, así que la pintura podría comenzar a secarse antes de terminar.
Pinta las puertas un lado a la vez. Usa el rodillo sobre las partes anchas y planas de la puerta. Enfócate en un lado a la vez. Mueve el rodillo a una velocidad constante para aplicar una capa uniforme de pintura. Cubre todas las áreas que el rodillo pueda alcanzar.

Pinta las puertas nuevamente después de que la primera capa se seque. Lee las instrucciones de la lata de pintura para el tiempo de secado recomendado. Generalmente, la pintura tardarás dos horas en secarse. Una vez que la pintura se haya asentado, vuelve a pasar una segunda capa de pintura sobre ella. Usa el rodillo nuevamente sobre áreas grandes y pasa la brocha sobre áreas pequeñas.[11]

  • Si usas un color oscuro, lo más probable es que tengas que aplicar una tercera capa de pintura para que las puertas luzcan perfectas.
Deja que la pintura se seque hasta un día. Nuevamente, lee las instrucciones del fabricante para determinar el tiempo de secado de la pintura. Por lo general, tardará en secarse unas cuantas horas, aunque puedes esperar un poco más para asegurarte de que se fije.[12]

  • Lo más recomendable es que esperes un día entero antes de retirar la pintura del vidrio.
Retira toda la cinta protectora de las puertas y examina las ventanas. Cualquier derrame de pintura sobre ellas deberá estar seco en ese momento. Retira la cinta protectora mirando si queda cualquier mancha de pintura sobre el vidrio.[13]

Raspa la pintura de las ventanas con una espátula. Termina el trabajo con una cuchilla de afeitar de la ferretería. Sostén la herramienta contra el vidrio colocándola de manera que la cuchilla apunte hacia la pintura. Hunde la cuchilla debajo de la pintura mientras la empujes hacia el extremo del vidrio. La pintura se romperá en tiras que podrás desprender con los dedos.[14]

  • Si la pintura está pegada, córtala usando un cúter. Ten cuidado de no empujar con demasiada fuerza o podrías rayar el vidrio. Luego, raspa la pintura nuevamente.

Source : Es.WikiHow.com

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *