Posted By Base
Cómo pintar piedra

Limpia la piedra con un cepillo de cerdas de alambre. Toma un cepillo de alambre y frota la superficie completa de la piedra decorativa. Presta especial atención a cualquier área que esté cubierta de polvo o mugre, o en donde se hayan depositado escombros.[1]

  • Si intentas pintar la piedra antes de limpiarla, acabarás pintando la suciedad sobre la piedra, que inevitablemente terminará cayéndose.
Enjuaga la piedra interior con un trapo húmedo. Una vez hayas acabado de limpiar el interior de la piedra con el cepillo, retira toda la suciedad y escombros sueltos limpiando con un trapo húmedo.

  • Tras esta limpieza, deja que la piedra húmeda se seque durante al menos 1 hora.
Lava a con agua a presión las piedras decorativas que estén en el exterior. Si limpias piedras decorativas en el exterior, puedes usar agua a presión para una limpieza de manos libres. El agua a presión deberá despegar fácilmente toda la suciedad y mugre.[2] Asegúrate de trabajar metódicamente rociando cada sección de la piedra de exterior por turnos.

  • Si hay puntos difíciles de alcanzar en la piedra donde no llegue el agua a presión, friégalos con un cepillo de cerdas de alambre.
  • Si limpiaste la piedra de exterior con un cepillo de alambre, puedes enjuagarla con una manguera. O tirar un par de cubos de agua sobre ella.
Elige un color de pintura para piedra. La pintura para piedra con base de agua viene en gran variedad de colores. Antes de seleccionar un color, busca varios y decide cual será más complementario al tono, tipo y textura de la piedra.

  • Puedes comprar pintura para piedra con base de agua y sellador en una ferretería local o en una tienda de artículos del hogar y jardín.
  • Asegúrate de que el tipo de pintura que eliges indica claramente que se puede utilizar sobre piedra. Nunca apliques pintura para madera sobre piedra.
Vierte la pintura en una botella de aerosol de plástico. Si cubres un área de piedra grande y, especialmente, si la piedra está en el exterior, es más eficiente colocar la pintura en una botella de aerosol de plástico.[3] Utiliza un embudo si es necesario para evitar derramar la pintura.

  • Normalmente, se pueden comprar en las tiendas de alimentación, en las farmacias y en los todo a cien.
Rocía un área pequeña de piedra cada vez. Rocía una capa gruesa y uniforme de pintura sobre 30 cm (1 pie) cada vez. Si la pieza de piedra está compuesta de varias piedras grandes con argamasa entre ellas, rocía una piedra cada vez.[4]

  • Asegúrate de rociar la argamasa entre las piedras con pintura también. Si no se pinta se verá fuera de lugar. La pintura no dañará la argamasa.
  • Trabajar despacio para cubrir toda la superficie de la piedra te asegurará una cobertura uniforme y del mismo color.
Utiliza una brocha de cerdas para introducir la pintura en la piedra. Introduce el líquido en la piedra con una brocha de cerdas. Mueve la brocha en movimientos circulares para introducir la pintura más profundamente en la piedra. Haz que la piedra mantenga una apariencia natural suavizando cualquier línea del aerosol de cuando rociaste la pintura.[5]

  • Utilizar una brocha de cerdas también te ayudará a asegurarte de que la pintura se aplica de manera consistente y uniforme por todas las piedras.
Deja que la pintura se seque durante la noche. La pintura necesita introducirse en la piedra u secarse antes de ser tocada o sellada. Deja que se seque durante al menos 8 o 10 horas.[6]

  • Una vez la pintura se haya secado, estarás listo para avanzar y sellarla.
Aplica una segunda capa si quieres un color más oscuro. En general, una sola capa de pintura es suficiente para alterar visiblemente el color de cada sección de la piedra. Sin embargo, si quieres un color más oscuro o más pronunciado, aplica una segunda capa utilizando las mismas técnicas que usaste para la primera capa.

  • Al moverte de sección a sección de la piedra, intenta sobreponer la pintura alrededor de 2 cm (1 pulgada) para que las líneas entre las secciones no se vean.
Selecciona un tono de colorante de ácido. Como la pintura con base de agua, el colorante de ácido químico viene en una amplia variedad de tonos. También puedes encontrar colorante de colores (por ejemplo, verde, rojo o amarillo), si quieres añadir color a la vez que textura a la piedra. Puedes encontrar colorante de ácido en una ferretería local o en la mayoría de tiendas de artículos para el hogar y el jardín.

  • El colorante de ácido químico puede estar etiquetado “para hormigón”, pero se puede aplicar a la piedra también.
Vierte el colorante de ácido químico en una botella de aerosol de plástico. Al igual que al aplicar la pintura en base de agua, es más fácil aplicarlo con una botella de aerosol de plástico. [7] Evita mancharte las manos llevando guantes de seguridad o vertiendo el colorante por un embudo.

  • El colorante de ácido químico no es tan corrosivo como para romper el plástico. Limpia la botella de aerosol con jabón cuando acabes de pintar. Se podrá usar para otros propósitos.
Rocía el colorante de ácido químico de manera uniforme sobre secciones de 60 cm (2 pies) de piedra. Aplica una capa gruesa y uniforme de pintura sobre la piedra. Evita dejar partes sin pintar, o puede que parezcan descoloridas cuando la pintura se seque. Al igual que al aplicar pintura con base de agua, asegúrate de aplicar colorante a la argamasa entre las piedras también. El colorante de ácido químico no la dañará.[8]

  • Para una variedad visual puedes hacer un pequeño charco de pintura en un área de 15 cm (6 pulgadas). Esta área parecerá más oscura que el resto de la pintura cuando se seque.
Trabaja de manera continuada para asegurar buenos resultados visuales. Evita tomar un descanso cuando estés pintando una sección de la piedra. Si te detienes y dejas que la pintura se seque, acabarás teniendo líneas antiestéticas donde se secó la primera capa.

  • Al avanzar entre secciones, superpón la pintura 2 cm (1 pulgada) para que no se vean líneas entre las secciones que pintaste.
Deja que el colorante se seque durante la noche. Un periodo de 8 a 12 horas de descanso le dará al colorante de ácido químico tiempo para secarse e introducirse completamente en la piedra.[9] No toques la superficie de la piedra durante este tiempo. Si la piedra está en el exterior, cúbrela con una lona para mantenerla a salvo de la lluvia o la nieve.

  • Si quieres que el color de la piedra sea más oscuro que tras una sola aplicación de colorante, aplica una segunda capa. Después, vuelve a dejar que se seque durante otras 24 horas.
Neutraliza el residuo de ácido químico con bicarbonato y agua. El colorante de base ácida necesita ser neutralizado para que no se coma la piedra. En un cubo, mezcla dos cucharadas (26 g) de bicarbonato con 3 L (1 galón) de agua. Después utiliza un cepillo de nilón para cubrir la superficie de la piedra pintada con la mezcla neutralizadora.

  • En lugar de bicarbonato, puedes usar amoniaco en aerosol para neutralizar el ácido. Ten cuidado al manejar amoniaco, es altamente cáustico.
Aplica el sellador sobre la piedra pintada con movimientos de brocha largos y horizontales. Sumerge una brocha de cerdas grande directamente en el sellador y aplica una capa gruesa y uniforme sobre la superficie completa.[10] Utilizar movimientos de brocha largos y horizontales asegurará que el sellador no sea visible. Si ves alguna burbuja de sellador mientras lo aplicas, vuelve a pasar la brocha por esa sección.

  • Si trabajas sobre una superficie vertical, aplícalo de arriba abajo para que no queden líneas de derrame en el producto final.
Añade una segunda capa de sellador tras 24 horas. Una vez la primera capa de sellador se haya secado, la piedra estará lista para una segunda capa. Al igual que con la primera capa, mueve la brocha con movimientos largos y horizontales para maximizar la cobertura de la piedra pintada.[11]

  • La doble capa de sellador asegurará que la pintura no se daña ni se decolora por la lluvia o la nieve (si está en el exterior) o por derrames o accidentes (si está en el interior).
Deja que la piedra sellada se seque al menos durante 24 horas. Si la piedra está en el interior, esto significa que no deberás tocarla o colocar ningún objeto sobre ella durante un día entero. Si la piedra está en el exterior, evita también tocarla o andar sobre ella. Si se esperan precipitaciones, cubre la piedra sellada con una lona grande para evitar que se moje con la lluvia o nieve.[12]

  • Una vez la piedra se haya secado durante 24 horas, se puede tocar y usar de manera normal.

Source : Es.WikiHow.com

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *